Miami tiene un brillante futuro con Brian Flores.


Miami no vencía a los Patriotas en Foxoboro desde el lejano 2008, año en que surgió la formación Wild cat comandada por Ronnie Brown y Ricky Williams y en aquella ocasión no estuvo Tom Brady debido a una lesión que lo dejó fuera toda la temporada, a partir de ese partido los Dolphins no habían sido siquiera competitivos visitando a los Patriotas por lo que en esta ocasión con Nueva Inglaterra buscando asegurar el segundo lugar de la AFC y el Miami con el roster más débil de los últimos 10 años se veía como un juego sencillamente de tramite para Brady y compañía. Ir a Foxboro es una sentencia de muerte, muy pocos equipos han sido capaces de vencer a Brady como visitantes, esta victoria de los Delfines es una de las más increíbles en un largo tiempo debido a la disparidad que existe entre ambos equipos, sin embargo, en este deporte los entrenadores son importantísimos y ese es el factor que mas influye en un partido de NFL.

La gran diferencia esta vez fue el staff de entrenadores de Miami, Brian Flores y Chad O´shea provenientes de los Patriotas prepararon un plan de juego impecable, logrando contrarrestar la cobertura cero de la defensa de los Patriotas y jugando sin miedo ni respeto a la defensa numero 1 de la NFL y claro que también se debe reconocer el trabajo de los jugadores, un equipo con un roster muy débil pero que jugaron con corazón y orgullo sabiendo que era el ultimo partido de muchos, Flores logró sacar lo mejor de cada uno de ellos y obtener 5 victorias en la temporada después de iniciar 0-7 y tener estadísticamente uno de los peores equipos en la historia de la liga.

Miami cambio de un año a otro drásticamente su roster de jugadores antes de la temporada y por si no fuera poco aunado a eso aparecieron muchas lesiones que obligaron a traer aún más jugadores durante la temporada, los Delfines fueron el segundo equipo que mas jugadores utilizó durante la temporada y además el equipo que más usó novatos no seleccionados en el draft, todo esto implica cambios contantes y el tener que hacer que todos los jugadores estén en sintonía.

Siendo la ofensiva 32 por tierra y con una de las peores líneas ofensivas Miami se las arreglo para ser la ofensiva 15 por aire logrando ganar 5 partidos y estuvieron a punto de vencer a los Redskins y a los Jets, sin olvidarnos de que Miami fue la defensiva 31 de la NFL.

Todo lo anterior habla de la capacidad de Brian Flores para tomar un grupo de jugadores inexperto y con carencias y ser capaz de hacerlo ganar 5 partidos cuando a inicio de temporada todo era un desastre e incluso se hablaba del 0-16, creo que finalmente los Delfines han encontrado el coach correcto y eso hace que el no tener la selección #1 del próximo Draft no sea el fin del mundo, sin duda este próximo periodo de agencia libre y Draft serán los mas importantes en Miami en mucho tiempo ya que puede ser el inicio de algo muy bueno.

©2019 Todos los Derechos Reservados Yarda a Yarda.