La cultura perdedora de Jason Garrett al frente de los Cowboys


Jason Garrett ha demostrado incapacidad al frente de los Cowboys.

¿Qué se necesita para ganar un Super Bowl? Hay factores muy evidentes como tener jugadores de calidad en tu equipo, evitar lesiones, tener un buen staff de coacheo, etc.


Sin embargo, algo igual de importante que lo anterior es la cultura del equipo. La cultura se moldea en el equipo a partir de una o dos personas con influencia en el grupo. En la NFL esa(s) persona(s) suelen ser el dueño y/o el entrenador en jefe.


Así es como los New England Patriots por ejemplo, pasaron de ser un equipo eminentemente perdedor a convertirse en una de las dos franquicias de la liga con 6 Super Bowls. La cultura ganadora que ha establecido Bill Bellichick en el equipo los ha llevado a la cima del éxito.


Y así es como los Dallas Cowboys han pasado de ser un equipo ganador, un equipo aspirante al Super Bowl a un equipo más de la liga.


Jason Garrett ha establecido una cultura perdedora en Dallas. La semana pasada señalaba que los equipos son el reflejo de sus entrenadores, y Dallas es el fiel reflejo de Garrett.


Ayer lucieron temerosos, fríos, sin sangre por las venas. Mientras Philadelphia en cada jugada mostraba su deseo de ganar a pesar de tener varios jugadores fuera por lesión, Dallas parecía con miedo a ganar. Y eso es el legado que Garrett ha dejado en los Cowboys.


La mentalidad temerosa de Garrett ha permeado en el equipo. Se quedan siempre a la orilla de la victoria importante y eso no va a cambiar mientras Garrett continúe al frente del equipo.


La cultura que se ha establecido en Dallas es la de perder a pesar de tener todo para ganar.


Históricamente con entrenadores como Tom Landry, Jimmy Johnson, el equipo logró llegar a la cima. Además de grandes jugadores, el equipo salía al terreno de juego con la mentalidad de ganar el partido, sin importar el rival o las condiciones.


Hoy esa mentalidad ha desaparecido y vemos a un equipo al que la victoria le quema, pareciera como si el éxito le fuera imposible de alcanzar.


El otro culpable de esto es Jerry Jones por aguantar tanto tiempo a Garrett. Ha dejado que el cariño que siente por el entrenador nuble sus decisiones y ha permitido que por 9 largos y tortuosos años se haya encargado de pisotear la historia de la franquicia. Ha terminado con la carrera de jugadores como Tony Romo, Dez Bryant, Demarcus Ware (aunque terminó en Denver).


Hoy las victimas son Dak Prescott, Ezekiel Elliott, entre otros. No tengo dudas que Dallas es uno de los equipos con mayor talento en la liga, pero cuando tu entrenador no sabe gestionar ese talento, estas condenado al fracaso.


Parece que la historia de Garrett al frente de los Cowboys llegara a su final cuando la temporada regular culmine. Lo que venga será ganancia para sus aficionados urgidos de éxito.


Al final Garrett será recordado por ser un motivador pero con una mentalidad perdedora e incapaz de lograr la victoria importante. Dos victorias en Playoffs en 9 temporadas al frente del equipo. Al final la frialdad de los números hablan por si solos.


Dallas estaría quedando fuera de Playoffs por sexto año al frente de los 9 de Garrett. Es momento de dar vuelta a la página y buscar nuevas ideas para el equipo.

©2019 Todos los Derechos Reservados Yarda a Yarda.